La imagen puede contener: una persona, texto y exterior

Por: Mg Pipo Rossi

Los Patriotas uruguayos, que vivían exiliados en Buenos Aires, organizaron un desembarco en la Banda Oriental, con la finalidad de levantar a la población local, para expulsar a los brasileños, “que se habían anexionado la provincia en 1821”. Así, en la noche del 16 de Abril de 1825, un grupo de 33 Orientales, comandados por el General Don Juan Antonio Lavalleja, salió de las costas argentinas, para liberar a su Patria. Tres días después, el 19 de Abril, desembarcaron en la plaza de “La Agraciada”, en la Banda Oriental.

Más tarde, el 25 de Agosto, proclamaron, en el “Congreso de La Florida”, su pertenencia a las Provincias Unidas del Río de la Plata. Buenos Aires aceptó esa decisión y, el 10 de Diciembre, Brasil le declaró la guerra. Posteriormente, bloqueó su puerto.

El Gobierno de Buenos Aires, encabezado por el General Don Gregorio de las Heras, “organizó un Ejército llamado de Observación, cuya jefatura se encomendó al General Don Martín Rodríguez, quien llegó a Paraná (Entre Ríos) el 15 de Septiembre”, siendo recibido con entusiasmo, según lo dijo "La Gaceta Mercantil" de Buenos Aires el día 23. Luego viajó a la ciudad de Concepción del Uruguay y, para el 11 de Octubre, estableció su Cuartel General sobre el Arroyo Molino, conocido con el nombre de Itapé, al norte de dicha ciudad.

“Entre Ríos contribuyó a este Ejército con dos regimientos de caballería y un batallón de infantería y, más tarde, con un contingente de 500 hombres. Los regimientos de caballería fueron organizados en Concepción del Uruguay por el General Don Ricardo López Jordán y la infantería, en Paraná, por el Comandante Don Fructuoso Sosa”. Además, en aquel momento, “la contribución de la Provincia comprendió la autorización para la libre circulación de los billetes del Banco Nacional”.

Posteriormente, el 28 de Enero de 1826, dichas tropas, “compuesta de 1.500 hombres de las tres armas, cruzó el río Uruguay invadiendo el territorio oriental para abrir las operaciones en combinación con las fuerzas del jefe de los 33 Orientales, General Don Lavalleja”.

El General Don Rodríguez fue reemplazado por el General Don Carlos María de Alvear, “quien derrotó a los brasileños en Bacacay y Ombú”, a fines de dicho año. Pero la batalla más importante se libró el 20 de Febrero de 1827 en las proximidades del Arroyo Ituzaingó, donde el éxito Patriota fue rotundo. Unos días antes, el 9 de Febrero, las naves del Almirante Don Guillermo Brown “habían batido a los brasileños en la Batalla de Juncal”.

Paralelamente, el Presidente de las Provincias Unidas del Río de la Plata, Doctor Don Bernardino Rivadavia, envió a Río de Janeiro (Brasil) al Doctor Manuel García, para establecer negociaciones, “pero el enviado se extralimitó en sus atribuciones y acabó firmando una paz desventajosa para su país, a pesar de haber ganado en el campo militar”. Esto provocó una indignación popular que llevó a la renuncia del Doctor Rivadavia a la Presidencia, el 27 de Julio, pero se terminó reconociendo la Independencia de la República Oriental del Uruguay.