La imagen puede contener: una persona, barba y textoPor Pipo Rossi

El Doctor Don Louis Pasteur nació, en Dole (Francia), el 27 de Diciembre de 1822. Más tarde, en 1847, “logró recibirse de Doctor en Física y Química”.

Posteriormente, encabezó múltiples investigaciones: “unas vinculadas a comprobar que las levaduras eran las responsables de la producción de alcohol en la fermentación” y otras a descubrir que la producción, en el proceso de fermentación, de ciertos ácidos y sustancias indeseables (que agriaba el vino o la cerveza) eran debido a la acción de microorganismos como las bacterias”, por lo que “aplicó este mismo sistema al ámbito de la conservación de los alimentos”.

El Doctor Don Pasteur, luego de la Guerra Franco-Prusiana de 1870-71, orientó su actividad hacia el estudio de las enfermedades contagiosas (“partiendo del supuesto de que eran debidas a gérmenes que pasaban de un organismo a otro”), logrando desarrollar la vacunación “como método preventivo”. Así, en 1885, recibió el caso de Joseph Meinster, “un niño de 9 años contagiado de rabia que solo tenía días de vida en caso de no hacérsele nada al respecto”. El tratamiento fue todo un éxito, el cual duró 10 días “con inyecciones permanentes”, gracias a las cuales “el niño mejoró su situación”.

El descubrimiento del Doctor Don Pasteur permitió salvar cientos de vidas en todo el mundo, produciéndose la invención definitiva de “una vacuna contra la rabia, que era uno de los males que más azotaba a los civiles en aquellos años”. También, mejoró la calidad de vida, “al hacer posible que productos alimenticios básicos, como la leche, se pudieran transportar largas distancias sin ser afectados por la descomposición”. Finalmente, “fue ferviente defensor de la esterilización y la higiene como métodos efectivos de cura y prevención contra la propagación de las enfermedades infecciosas”.

El Doctor Don Pasteur falleció, en Saint Cloud (Francia), el 28 de Septiembre de 1895.