Esta mañana tras arribar a la localidad de Zapala, en el marco del 105° Aniversario de la localidad del centro de la provincia, el vicegobernador Rolando Figueroa dijo que “mientras el Gobierno Nacional premia con tasas de interés superiores al 40% para sostener ganancias improductivas del mercado financiero, le baja la persiana a una inversión genuina de 2.200 millones de dólares en Neuquén porque tiene que cumplir con la reducción de gastos que acordó con el FMI”. (Foto Archivo)

“El ajuste acordado con el Fondo rompe una nueva ilusión con Chihuido, un proyecto que estaba un poco más cerca de hacerse realidad de la mano de un consorcio alemán que consiguió avales para el financiamiento”, se lamentó Figueroa tras conocer los detalles de una reunión entre los representantes del grupo Voith Hydro, interesados en desarrollar el proyecto, y el vicejefe de Gabinete Gustavo Lopetegui, en la Casa Rosada.

Los ejecutivos alemanes vinieron al país a comunicar que avanzaron con la aprobación de la garantía de Alemania para financiar un tramo mayoritario de la obra, del orden de los 1.600 millones de dólares. El resto del dinero lo debe conseguir el mismo grupo alemán en Italia hasta completar el 85% de la inversión, mientras que Argentina se tiene que hacer cargo del 15% restante. Pero Lopetegui les comunicó a los alemanes que el país no puede asumir nueva deuda por el último compromiso firmado con el FMI.

“Es una noticia triste y una mala decisión de un Gobierno Nacional que desecha una obra clave para los neuquinos. Y lo hace desde una visión miope y centralista”, sentenció.

“Para zafar del torniquete que le metió el Fondo, ajustando una vez más las finanzas de las provincias, el Gobierno Nacional arroja ideas y propone comprometernos el uso de las regalías de Vaca Muerta para garantizar el financiamiento del tramo argentino, una opción que nunca estuvo sobre la mesa”, se quejó Figueroa. Y agregó que “las regalías o riquezas que genere Vaca Muerta, sólo deben estar asignadas a servicios que generen prosperidad y bienestar en todo el territorio neuquino”.

Y Chihuido, señaló, “debe ser una prioridad del Gobierno Nacional, para dinamizar la matriz energética nacional”.

Sobre el manejo del Gobierno Nacional en esta negociación, el vicegobernador opinó que “no sólo fue un papelón diplomático, porque los hicieron viajar desde Alemania para decirles que Argentina ahora no puede poner dinero, sino que el país acaba de dejar pasar la oportunidad más seria que tuvo para realizar Chihuido”.

El vicegobernador destacó que la obra “es importante para el país y Neuquén porque representa el ingreso de dólares genuinos en un momento de crisis profunda, además de que controlará el caudal del río Neuquén, generará energía para el desarrollo y le dará empleo directo e indirecto a 7.000 u 8.000 personas”.