Se trata de una iniciativa para diversificar y consolidar la oferta turística local.

Desde el ministerio de Turismo de la provincia se hizo días atrás un relevamiento sobre el sendero Pino Huacho, que forma parte del ejido natural de la localidad de Huinganco, ubicada en el Norte neuquino.

El puntapié que incentivó esta indagación fue el pedido realizado desde la Asociación Civil Huinganco para el Desarrollo Turístico, Productivo y Cultural, a fin de evaluar la factibilidad de la senda en función de la atención a las necesidades estructurales y potenciales paisajísticas.

Se trata de las sendas del Mirador San Pedro y la de ascenso a la Laguna Huinganco hacia el Cerro Corona, y la de Pino Huacho, que permitirán a mediano y largo plazo diversificar y consolidar la oferta local.

En esta primera visita se relevó este último, localizado en el paraje Rahueco a unos dos kilómetros al norte de Huinganco sobre la ruta provincial nº 39. Consistió en un recorrido pedestre de cuatro kilómetros aproximadamente que asciende a través de una de las plantaciones de pinos, hasta llegar a un ejemplar de ellos aislado en altura y conocido popularmente como Pino Huacho. Este solitario árbol de pino es claramente visible desde el centro de la localidad.

Desde el ministerio de Turismo se informó que el diagnóstico permitirá realizar una planificación para mejorar las condiciones mínimas de seguridad, información, y puesta en valor de potenciales visuales, entre otros aspectos. Se estima que las otras sendas podrán contar con una verificación en las próximas semanas.

Participaron del recorrido, técnicos de la dirección general de Desarrollo Turístico, de la dirección general de Inversiones y Financiamiento Turístico, y de la dirección general Corredor Neuquén Norte del ministerio de Turismo. También referentes del área de Informes Turísticos del municipio de Huinganco y un representante de la Asociación Civil Huinganco para el Desarrollo Turístico, Productivo y Cultural.

Trekking y senderismo

Estas prácticas surgieron de la necesidad de los seres humanos de volver a acercarse a la naturaleza y alejarse del estrés y del ruido que implica la vida en la ciudad. Permite realizar caminatas por sendas señalizadas, el cual es apto para todas las edades y para todos los estados físicos. Esto depende del nivel de dificultad del recorrido en función de la pendiente, el tipo de terreno y la extensión, determinándose distintos grados de dificultad en cuatro niveles: leve, media, moderada y alta.

Existe una categoría conocida como trekking de ascensión, que requiere de un entrenamiento físico previo y de mayores reglas básicas de seguridad como guías habilitados, equipamiento, conocimiento y experiencia en el medio; condiciones que se acercan al montañismo.

Si bien Neuquén ofrece la actividad todo el año, los mejores meses van desde septiembre hasta fines de mayo, ya que al ser una actividad al aire libre las condiciones climáticas son altamente condicionantes, sobre todo las temperaturas y las precipitaciones.

Todos los destinos de la provincia disponen de circuitos y sendas, pero sin duda las áreas protegidas son las favoritas al momento de elegir practicar trekking. En Neuquén existen once Áreas Naturales Protegidas Provinciales (ANPP) y cuatro parques nacionales creados para preservar humedales y especies de flora y fauna principalmente.

En tal sentido, tanto el trekking como el senderismo se complementan con otra actividad también muy interesante: la observación de flora y fauna y la observación de aves, que se complementan con la posibilidad apreciar y disfrutar de las costumbres y tradiciones de los neuquinos, o simplemente contemplar la variedad de paisajes naturales con interesantes panorámicas.