"El operativo montado para controlar el incendio se dificulta debido a las ráfagas de viento de direcciones variables y la temperatura ambiente, que superó los 32 grados a lo largo del fin de semana", precisaron desde el Servicio Provincial de Manejo del Fuego (SPMF) en un comunicado.

La imagen puede contener: cielo, árbol, nubes, exterior y naturaleza

Para combatir el foco se pidieron refuerzos a bomberos de Trevelin y la localidad rionegrina de El Bolsón, que aportaron además camiones cisterna, maquinaria y medios aéreos.

"El trabajo se concentra en el enfriamiento de los puntos calientes con camiones cisterna y autobombas, y en la construcción y repaso de líneas cortafuego con el apoyo de maquinaria vial y medios aéreos", declaró Walter Flores, director de Defensa Civil, a Télam.

Los brigadistas y bomberos trabajan junto a personal de localidades cercanas como Cholila, Epuyén, Río Senguer, El Hoyo, Río Pico, Corcovado, Trevelin, Esquel, El Maitén y Las Golondrinas, además de bomberos profesionales de la policía federal y aportes particulares de la compañía de tierras del Sud Argentina, del grupo italiano Benetton.

También participaban en el combate del fuego personal de Vialidad Nacional y Provincial, la Dirección de Pesca Continental y Gendarmería Nacional.

Se trata del séptimo incendio de bosques que se produce en la cordillera chubutense desde mediados de enero, cuando se registró un foco en Aldea Escolar, cerca de Trevelin, que consumió 92 hectáreas.

Unos días después las llamas afectaron unas 50 hectáreas de arbustos en la zona de Piedra Parada, y luego se registró un incendio en Lago Puelo, que fue controlado este fin de semana.

Asimismo, otro incendio forestal afectó al paraje El pedregoso, situado cerca de El Hoyo, que fue rápidamente sofocado.

A la lista se suman un foco en un sector alto del cerro Pirque, que se extinguió en poco tiempo, y otro que comenzó en el basural de El Maitén y alcanzó una formación de árboles, también controlado.