La imagen puede contener: una o varias personas y comidaPor Elvira Pereyra

Corazón tuyo

Cuando te rompan el corazón, llora y llora hasta quedarte seca, hasta que no tengas lágrimas, si no dolor de cabeza por tanto llorar.

Recuerda, y recuerda todo, como te rompieron el corazón. Dilo en voz alta, grítalo, escucha música triste para sentirte peor, detente a mirar el techo y preguntate ¿Por qué?, haz todo para sentir ese dolor que no proviene solo del corazón, si no del cuerpo entero, sin ganas de respirar o hablar, solo querer morir en tu miserable dolor.

Pero detente, hay una puerta que puedes abrir, ábrela y sal afuera, recuéstate sobre algo y mira al cielo, y preguntate de nuevo, ¿Por qué?, y hazle todas las preguntas que quieras al cielo, no recibirás respuestas.

Si juntaste un poquito de lágrimas dejalas salir, secalas tan pronto puedas, no dejes que caigan por tu rostro.

Te estarás demostrando que sufrir es algo necesario para avanzar, “no estes triste” te dirán y sin siquiera saberlo tendras mas lágrimas que derramar, por que ellas nunca paran, tu tampoco deberías parar.

Llorar es para los débiles, no. Llorar hace bien, te cura.

Las lágrimas de corazón roto, son lágrimas de un amor desperdiciado.

Te amo y no lo sabes.

Si querés que tu arte aparezca en esta columna, como el hermoso poema de Elvira, contactanos a través de este mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. El genero o la edad no hacen la diferencia