El concejal de UNE y candidato a intendente, Francisco Pancho Baggio, se manifestó luego de la protesta en la que participaron vecinos y vecinas en defensa del libre acceso a las riberas y que finalizó en el barrio privado Rincón Club de Campo, con el derribo del alambrado que dispone el country en forma ilegal.


“Vine a esta jornada de protesta porque desde hace un año lucho para liberar la costa del río Neuquén y que todos los neuquinos y neuquinas podamos disfrutarla”, expresó Baggio

Respecto de la situación al momento de su llegada explicó, “me encontré con un grupo de vecinos que hicieron una bajada en canoa, pararon en la orilla, quisieron salir con su canoa a cuesta por la calle pública y no pudieron porque la salida estaba bloqueada por el alambrado ilegal que mantiene el barrio privado”.

“Quisieron disfrutar del río y salir caminando por la costa y el barrio privado se los impidió. Se vieron encerrados en un espacio público y con toda lógica cortaron el alambrado para salir”, describió el legislador.

La ocupación del espacio público y de parte de la costa del Río Neuquén por parte del Barrio Privado es una injusticia por la que que viene luchando Baggio desde hace meses y en la cual ha presentado pedidos de informes, amparos y denuncias para que esas tierras sean restituidas en su totalidad al erario público. Incluso ha cortado en cuatro oportunidades el alambrado ilegal, dejando liberado el tránsito, pero el barrio lo ha reforzado una y otra vez, ratificando su intención de permanecer con la ocupación.

“Rincón Club hace más de 30 años que tiene paseo costero propio impidiendo el paso a los vecinos y vecinas de la ciudad. El año pasado cuando corté el alambrado me iniciaron una causa por daño y es la única que avanzó. Lo denuncia que yo presenté no tuvo ningún movimiento”, aseguró Baggio.

Respecto a la denuncia que realizó, el concejal dijo que “El fiscal Gerez hizo una pantomima de mediación con reuniones absurdas para dilatar el proceso de investigación y todo quedó en la nada. Llegó el fin de año, el alambre se reforzó y el country sigue ocupando la ribera del río y la calle pública en forma ilegal. No presentaron ni siquiera un papel que acredite que lo que vienen ocupando hace 30 años es de ellos”, afirmó el actual concejal de UNE.

Baggio también se refirió en duros términos a los administradores del Club, “los integrantes de la Comisión Directiva del Rincón Club de Campo son cínicos, caprichosos, déspotas; son avivados y están en connivencia con el poder judicial. En el barrio viven los mayores representantes del poder político, viven empresarios y funcionarios que presionan y no permiten que el camino se abra y se cumpla la ley”.

Asimismo agregó, “estoy seguro que gran parte del vecindario no opina como ellos, seguramente muchos de los neuquinos que allí viven no quieren ser parte de este delito, pero sucede que los engañan. La Comisión Directiva les dice que tienen planos catastrales en donde figuran como propietarios del terreno y eso es absolutamente falso, nunca han presentado documentación alguna que lo demuestre porque, sencillamente, no existe”, aseveró.

“El barrio privado quiere alegar posesión pacífica por más de veinte años y que la ciudad les regale el paseo costero para su disfrute exclusivo, ¿Puede haber tanda obscenidad?”, concluyo el concejal.

Respecto a la causa judicial que avanza, por el corte del alambrado en 2018, el candidato a intendente de UNE señaló, “Es un absurdo, estoy citado a juicio por la causa de daño al alambre, que es propiedad del country, y que está puesto en un espacio público. La ley recae con todo su peso en mi persona y no advierte el delito que viene cometiendo el consorcio del barrio hace 30 años. La doble vara de la justicia neuquina es llamativa”.

Por último Francisco Baggio aseguró, “no me preocupa que me lleven a juicio, estoy convencido de lo que hice y de lo que exijo. Me encargué personalmente de juntar toda la prueba existente, recabé información de organismos públicos, presenté documentación oficial en el Concejo Deliberante, solicité al Ejecutivo la restitución de las tierras, me presenté en fiscalía, presenté la denuncia. La única vía posible es la quita del alambrado, el libre acceso a la costa y a la calle pública. Si ello no sucede estamos ante un claro ejemplo de desigualdad en el acceso a los recursos naturales y de la prevalencia del poderío económico por sobre la justicia” y aclaró que “No es algo personal, la liberación de las costas ya se ha convertido en una causa colectiva, es la ciudadanía la que reclama que se respeten los derechos de paso, que en Neuquén se respete nada más y nada menos que la Constitución".