El Gobierno deberá escuchar la advertencia de los gobernadores de Neuquén, Omar Gutiérrez, y de Río Negro, Alberto Weretilneck, quienes admitieron que podrán recurrir con un pedido de inconstitucionalidad del DNU ante la Corte Suprema de Justicia.

El Gobierno nacional recibirá mañana a la empresas que integran la cadena de valor de los hidrocarburos -productoras, refinadoras y comercializadoras- quienes llegarán con el reclamo de levantar el congelamiento por 90 días para el precio de los combustibles y el barril de crudo, y el argumento de que la medida obligará a revisar su actividad y sus inversiones.

Al encuentro convocado por la Secretaría de Energía, que está previsto para las 17, se sumarán los gobernadores que se pronunciaron la semana pasada contra el Decreto de Necesidad y Urgencia del presidente Mauricio Macri por entender que afecta no sólo los ingresos por regalías de las provincias sino también la actividad económicas de esos distritos.

Así, el Gobierno nacional deberá escuchar la advertencia de los gobernadores de Neuquén, Omar Gutiérrez, y de Río Negro, Alberto Weretilneck, quienes admitieron que podrán recurrir con un pedido de inconstitucionalidad del DNU ante la Corte Suprema de Justicia.

La propuesta de las empresas y de las provincias es que el esfuerzo "no lo absorba un solo sector" sino que se distribuyan entre el gobierno nacional, los provinciales, las refinadoras y productoras, como una manera de poder evitar el esquema de congelamiento.

Las empresas también señalan el alerta que la medida generó en los gremios del sector, en particular la masiva asamblea convocada -para mañana las 11 en al ciudad de Neuquén- por el Sindicato de Petróleo y Gas Privado que encabeza el senador Guillermo Pereyra, quien advirtió que la decisión "generará despidos en el sector".

La misma alerta se expresó hoy desde la Federación de Cámaras del Sector Energético de Neuquén (Fecene) -que nuclea a más de 300 empresas de servicios- al rechazar congelamiento del precio del barril de crudo por entender que "resulta contrario a la necesidad de mantener el ritmo de crecimiento programado de Vaca Muerta".