El proyecto de Presupuesto 2019 hacia recursos para salud y muestra un claro impacto de la Deuda Externa y su necesidad de financiamiento.

Al margen del debate en diputados, los despidos de personal en el Hospital Posadas contrasta con que para 2019 sólo se prevé destinar un 0,8% del PBI para Salud mientras que el 14,86% se destinará a solventar el pago de los intereses de la Deuda Externa contraída en los casi 3 años de gestión.
Un informe de Minuto 1 señala que "los recursos que se girarán el próximo año a "Atención de la Madre y el Niño" -reducir la mortalidad infantil y mejorar la salud materna- son un 26,69% inferiores a los de este año en términos nominales".

Un dato a considerar es que en términos nóminales se destinará mayor cantidad de recursos que en 2018 aunque crecen por debajo de inflación por lo cual, en la práctica, lograrán comprar menos insumos.

"Las erogaciones para la "Lucha contra el SIDA y enfermedades de transmisión sexual e infectocontagiosas"crecerán un 35,52%, es decir, por debajo de la inflación, lo que implica también un recorte en torno al 10%. El feroz ajuste se siente en otros sectores como "Investigación para la prevención y control de enfermedades tropicales y subtropicales -Dengue, Zica-" (-8,60% en términos nominales, ajuste real del 50%); y en el "Instituto Nacional del Cáncer", que caerán los recursos un 64,77% en términos nominales, un recorte real del 104%", destalla Minuto.

"Por ejemplo, los montos para "Desarrollo de Estrategias en Salud Familiar y Comunitaria" -fortalece la atención primaria de salud en Catamarca, Jujuy, Santiago del Estero y Tucumán, Corrientes, Chaco y Misiones-se reducirán un 41,54% nominal, lo que será un ajuste final superior al 81%", indica.

También recortarán en un 20,57% (más del 60% en términos reales) los recursos al programa "Atención Sanitaria en el Territorio", es decir, a las unidades sanitarias móviles. Este plan ya había sido uno de los más afectados este año, y se volverá a resentir muy fuerte en 2019 donde se prevén realizar miles de controles de salud menos, quitar puestos socio–sanitarios, y las cirugías de cataratas bajarán abruptamente.

En tanto, la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos, creada por ley en diciembre de 2014, también sufrirá un fuerte recorte del 28,83%, que se traducirá en el 70% menos de recursos teniendo en cuenta la inflación de fin de año que será entorno al 42% según reconoció el propio Gobierno.

Los fondos destinados al Hospital Posadas -que está sufriendo una terrible crisis por la ola de despidos y el vaciamiento de sectores clave de atención- por ejemplo crecerán en términos nominales un 11,45% pero caerán en términos reales una vez que se le aplique la inflación acumulada de 2018. Por lo tanto, la caída real será del 30% aproximadamente.

Algunas pocas áreas, por el contrario, verán crecer sus partidas. Los fondos destinados a "Prevención y Control de Enfermedades inmunoprevenibles" -vacunas- subirán 149% en términos nominales, casi el doble en términos reales una vez descontada la inflación.

También aumentará el dinero para "Desarrollo de la Salud Sexual y la Procreación Responsable", un 128% en términos nominales así como la "Cobertura Universal de Salud - Medicamentos" -ex programa Remediar- (195%) aunque con una canasta básica de menos insumos, subsidiando la demanda.