El diputado nacional Felipe Solá formalizó este lunes su alejamiento del Frente Renovador de Sergio Massa junto a otros cuatro legisladores de ese espacio y anunció la conformación del interbloque Red por Argentina que, junto al Movimiento Evita y Victoria Donda (ex Libres del Sur), buscarán “fortalecer y unificar a la oposición” de cara a las elecciones de 2019.

En una conferencia que ofreció en el salón Blanco de la Cámara de Diputados, Solá confirmó que su bloque se denominará Encuentro para una Nueva Argentina, que estará integrado además por Facundo Moyano, Daniel Arroyo, Fernando Asencio y el sindicalista chubutense Jorge Taboada (Camioneros), que formaban el interbloque massista.

Solá anunció que ese espacio formará un interbloque de 10 diputados denominado Red por Argentina, que él presidirá y que estará integrado además por los cuatro diputados del Movimiento Evita (Leonardo Grosso, Araceli Ferreyra, Silvia Horne y Lucila De Ponti) y Victoria Donda (Ex Libres del Sur), que acompañaron al diputado bonaerense este mediodía.

“Nuestro objetivo es fortalecer a la oposición desde un perfil propio, pro positivo e innovador”, aseguró el ex gobernador bonaerense, quien no descartó no obstante ”volver a confluir” en un espacio con el massismo, al advertir: “No tenemos límites porque sabemos que enfrentamos a un gobierno poderoso”.

Tras asegurar que el “propósito” de ese espacio era lograr “una Argentina feliz porque este lunes no la tenemos”, el ex gobernador bonaerense ratificó que mantiene su candidatura presidencial de cara al 2019 aunque aclaró que ese encuentro “no” era el lanzamiento de ninguna candidatura con vistas a los comicios del año próximo.

“La Argentina feliz significa defender el trabajo y el bolsillo de los argentinos. Claramente esa no es la prioridad de este gobierno que es el ajuste”, precisó Solá, y agregó: “Queremos juntar a la oposición porque separados no podemos. El que trabaja para separar a la oposición trabaja por otros 4 años de Macri y eso sería letal”, enfatizó.

Ante una consulta sobre si ese espacio podría confluir en un frente que respalde la candidatura presidencial de Cristina Fernández de Kirchner, Solá dijo: “Estamos buscando una unidad, no hacemos nombres” y aclaró que “este no es el lanzamiento de ninguna candidatura”.

“No creemos que tengamos que debatir este lunes la política en términos de candidaturas”, enfatizó por su parte Facundo Moyano, al afirmar que “el objetivo es ganarle a Cambiemos” e insistió: “No vamos a hablar de candidaturas”.

En esa línea y respecto a la confluencia en un mismo espacio con la ex presidenta, Donda sostuvo: “Nosotros no pensamos en el pasado, pensamos en el futuro, si hay otros que piensan en el pasado, esa será la diferencia”, disparó la ex referente de Libres del Sur.

Grosso, por su parte, destacó que una de las “coincidencias” de ese nuevo espacio es que tiene que haber “una sola oposición para ganarle a Macri. Si hay dos espacios opositores estamos trabajando para Macri y no para el pueblo argentino”, tras lo cual elogió a Solá, a quien calificó como “el mejor gobernador de la provincia de Buenos Aires”.

Respecto al trabajo parlamentario, Arroyo -quien presidirá el bloque de los ex massistas- reiteró que ese espacio votará en contra del Presupuesto 2019 “porque es un presupuesto de ajuste” y anticipó como compromisos de ese interbloque “la aprobación de la emergencia alimentaria, fortalecer y mejorar la educación y acompañar al mundo del trabajo”.

Solá confirmó que comunicó formalmente su decisión esta mañana “a las 8.30”, a través de una carta a la presidenta del bloque del Frente Renovador-UNA, Graciela Camaño, cuyo bloque pasará ahora a tener 13 diputados.

“No quebramos un bloque, elegimos otro camino”, aseveró Solá, al fundamentar la decisión de alejarse del massismo y agregó: “necesitamos autonomía e independencia para hacer puentes”.