Según el último monitoreo realizado este mes por la subsecretaría de Recursos Hídricos, los valores se encuentran muy por debajo de los máximos permitidos en cuanto a coliformes totales y escherichia coli, parámetros bacteriológicos sumamente importantes para delimitar la calidad del líquido tratado que el organismo vierte en el río.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie y exterior

Autoridades provinciales reafirmaron el buen y sostenido funcionamiento de los procesos depuradores sobre los líquidos cloacales domiciliarios, tal y como ya lo comprobara Prefectura Naval Argentina en un estudio de control de calidad realizado en agosto de este año en la ciudad de Neuquén.

La confirmación corresponde al último monitoreo realizado este mes por la subsecretaría de Recursos Hídricos de la provincia en las distintas plantas de tratamiento de líquidos cloacales que tiene el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) en la capital.

Los valores en ambos casos, tanto el que evaluó Prefectura como ahora el organismo provincial, se encuentran muy por debajo de los máximos permitidos en cuanto a coliformes totales y escherichia coli, parámetros bacteriológicos sumamente importantes para delimitar la calidad del líquido tratado que el EPAS vierte en el río.

Los valores límites aceptados en la normativa deben ser menores a 5.000 NMP/100 ml y en las plantas los indicadores no superan los 2 NMP/100 ml, tanto en el muestreo que se realizó en agosto por un organismo externo a la administración provincial como en este caso a través del laboratorio Ciati, un organismo privado de gran prestigio. El NMP es una estrategia eficiente utilizada en estimación de densidades poblacionales y sus siglas significan Método de Número Más Potable o Número Más Potable.

El presidente del EPAS, Mauro Millán destacó que “esto demuestra la constancia en nuestro trabajo y el compromiso diario de todo el personal de nuestras plantas, al que se capacita para la operación y el tratado de líquidos”. Agregó que “estos resultados transmiten tranquilidad a la población de Neuquén en cuanto a la calidad de los líquidos depurados y su inocuidad hacia los ríos Limay y Neuquén”.

Según el funcionario “el principal desafío del ente es poder sostener estos indicadores de calidad a medida que la población aumenta a un ritmo tan particular como se da en la capital provincial”. Además, sostuvo que “esto no sería posible sin el compromiso permanente del gobierno provincial, que invierte y gestiona las obras de saneamiento que se realizan permanentemente en nuestros sistemas cloacales, buscando contribuir al cuidado del ambiente, mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos y de las generaciones venideras”.

El titular del EPAS destacó el trabajo de los operarios de las plantas que “permite alcanzar la calidad del servicio” y aseguró que el trabajo de monitoreo que realizan entes como la subsecretaría de Recursos Hídricos “nos ayuda a contrastar con la labor que permanentemente realizamos en nuestras plantas, a fin de operar eficientemente nuestros procesos de tratamiento”.