La imagen puede contener: 2 personasPor: Pipo Rossi

La ciudad de San Salvador de Bahía se convirtió, al principio, en un campamento portugués que, en 1522, se volvió sede del primer Obispo Católico de Brasil.

Más tarde, en 1534, se fundó la Capilla, en honor a "Nuestra Señora de Gracia", porque ahí vivía el Señor Don Diego Álvarez, uno de los primeros tripulantes que arribó a la zona.
Finalmente, el 29 de Marzo de 1549, el Señor Don Tomé de Sousa, un destacado militar y político portugués, fundó formalmente la ciudad de San Salvador de Bahía, primera capital de Brasil, convirtiéndose él mismo en “Gobernador General”.
Pronto la urbe se convirtió en un puerto oceánico clave, así como en un importante centro de la industria azucarera y el tráfico de esclavos provenientes de África.
Además, en aquel tiempo, fue dividida en una zona en lo alto y otra en la parte inferior: “la primera fue el área administrativa y el gran foco religioso, así como el hogar de la mayoría de la población. Mientras que la parte inferior era el centro financiero, con un puerto enorme y un mercado considerable para la época colonial”.
Luego, a pesar de ser un reducto portugués, la ciudad fue atacada por tropas de las Provincias Unidas de los Países Bajos en 1598, 1625 y 1638.
Posteriormente, a fines del siglo XVII, el azúcar era el producto más exportado por la colonia, por lo que Bahía se convirtió en el mayor puerto exportador del mismo.
Más tarde, en la época del paso de la Colonia al Imperio, perdió gravitación económica y social, siendo relegada a una ciudad secundaria.
Finalmente, en la actualidad, cuenta con casi 4 millones de habitantes, en el conglomerado urbano llamado “Gran Salvador”, siendo la séptima urbe más poblada de Brasil.