Por: Pipo Rossi

Su trabajo traza un vínculo entre los profesores, directivos y los alumnos.

Todos los años, el 19 de septiembre se celebra en Argentina el Día del Preceptor, para homenajear a todos ellos que ejercen su labor con responsabilidad y paciencia en el mundo escolar. El preceptor es el encargado de mediar las relaciones entre los profesores, el alumnado y los directivos.

Es por todo esto que, su función, no es simplemente administrativa, sino también orientadora y pedagógica. Su lugar está en el aula, en el patio, en el recreo y donde sea que estén los alumnos, para incentivarlos a avanzar en el ámbito académico y acompañarlos durante el proceso.

Por lo general, la relación entre el preceptor y el alumno es especial, mucho más estrecha, diferente a la que tienen con los profesores. En muchas ocasiones, intervienen en casos particulares y los asisten.

Otros de los objetivos que tiene un preceptor es el de promover valores como el respeto, el compañerismo, la libertad y la responsabilidad entre los jóvenes de una institución. Por momentos, actúa como consejero de los adolescentes y los ayuda a encontrar soluciones ante determinados obstáculos que pueden aparecer.

Además, funcionan como una guía en el proceso de enseñanza y de socialización dentro del establecimiento educativo. Es sabido, que su tarea siempre tiene un impacto en el aprendizaje y la formación integral de los estudiantes. El preceptor conoce muy bien a los alumnos que tiene a cargo y, sin su presencia, la vida académica no sería la misma.

Quiero desearles a todos ellos sin dar nombres para no excluir a ninguno/a y desearles un "Feliz Día" Preceptores.

Son los primeros que escuchan a los alumnos, otras veces son los "comodines" para los funciones que no existen (cumplen múltiples funciones, auxiliar de secretaria, son el brazo ejecutor de estudiantinas, festejos, fiestas de egresados, viajes especiales, etc.). Algunas veces, momentaneamenre las escuelas secundarias, están conducidas por ellos, ya sea por ausencia de los directivos y/o profesores.
A ellos los que se ponen la escuela al hombro, mil disculpas por el poco reconocimiento que se le otorga a su función, por eso, hoy más que nunca ¡Gracias y Felicidades!
Los llevo en mi corazón. Un abrazo inmenso.