"Se va a extinguir la acción penal con la muerte del imputado", explicó el abogado de Marcelo Hertzriken Velazco. Y aseguró: "Vamos a ir claramente contra los funcionarios que no actuaron por incumplimiento de los deberes de funcionario público".

Puede ser una imagen de una persona y texto

Bautista Quintriqueo (32), el hombre que asesino a puñaladas a Guadalupe Curual en pleno centro de Villa La Angostura, murió en el hospital de San Martín de los Andes en el que estaba internado tras dos intentos de suicidio, y ahora la familia de la víctima irá "contra los funcionarios que no actuaron" para evitar el femicidio, informó su abogado.

"Se va a extinguir la acción penal con la muerte del imputado", explicó a Télam el abogado de Marcelo Hertzriken Velasco, quien agregó que ahora la familia "va a ir claramente contra los funcionarios que no actuaron por incumplimiento de los deberes de funcionario público".

A minutos de conocerse la muerte del femicida en el hospital Ramón Carrillo, donde estaba desde que intentó ahorcarse con un cable en el hospital de Villa La Angostura, el letrado explicó que "obviamente el proceso contra Quintriqueo no va a seguir adelante" pero se iniciará "una causa penal contra el juez que renunció" y además "un juicio contra el Estado".

Hertzriken se refirió así al titular del Juzgado Multifueros de Villa La Angostura, Jorge Alberto Videla, de 70 años y a punto de jubilarse, quien en las últimas horas presentó su renuncia al cargo en medio del repudio social por su actuación ante las denuncias realizadas por Guadalupe contra su expareja Quintriqueo por violencia de género.

Fuentes judiciales informaron que, además de la renuncia, Videla solicitó una licencia de 15 días, lapso en que Consejo de la Magistratura debe resolver si acepta o no su dimisión.

El letrado aseguró que "estaba todo listo para presentar el juicio político" contra el juez Videla, ya que "las denuncias (de Guadalupe) no fueron comunicadas a la Fiscalía" ni se tomaron las medidas adecuadas "cuando el riesgo era alto".

"La justicia machista y la justicia con falta de compromiso matan", expresó el abogado al considerar que "hay que disponer un cambio muy rápido y muy de raíz". "No se puede sostener el discurso de propiciar que las personas hagan denuncias frente a actos de violencia y delegar esa responsabilidad de cuidado y protección a quienes no la asumen", agregó.

Por tal motivo, Hertzriken aseguró que la familia "va a ir contra los funcionarios que no actuaron por incumplimiento de sus deberes" y explicó que en el caso del juez, debido a su renuncia, "se extingue el juicio disciplinario pero no su responsabilidad penal ni la responsabilidad económica del Estado".

"Claramente hay una responsabilidad del Estado, la vamos a señalar claramente y vamos a propiciar la investigación penal de estas conductas", enfatizó.

El representante de la querella dijo que estuvo reunido con el intendente de Villa La Angostura, quien le contó que el equipo disciplinario con el que cuenta el municipio "el 12 de febrero le dijo al juez por escrito que Guadalupe estaba siendo amenazada de muerte con un cuchillo de forma reiterada".

"Acá no hay malos entendidos, hay inacción y falta de compromiso por parte de la administración de Justicia, eso es lo que pretendemos remediar, porque lo irremediable es que tenemos a una jovencita de veinte años con una criatura de un año absolutamente desprotegida", expresó el abogado, quien aseguró que para la familia de la víctima "el resultado es devastador".

"La familia no tiene ningún tipo de solución a esta cuestión, que con muy poquito se podría haber evitado", concluyó.

El femicidio de Curual (21), madre de una beba, fue cometido la noche del martes sobre la avenida Arrayanes a metros del boulevard Nahuel Huapi, pleno centro de Villa La Angostura y en momentos en que decenas de turistas paseaban por el lugar.

La joven fue atacada de una puñalada en el tórax luego de ser perseguida e interceptada en pleno centro de la ciudad por su ex, a quien había denunciado al menos tres veces por violencia de género.

Fuentes de la pesquisa explicaron que el sindicado agresor tenía una restricción de acercamiento a la víctima, a quien amenazaba permanentemente mediante mensajes y llamadas telefónicas que se incrementaron en las 48 horas previas al asesinato, según allegados a la joven.

Además del ataque contra Guadalupe, al acusado se le atribuye haber herido con cortes en la cara a la actual pareja de la víctima.