El gobierno francés prolongó el aislamiento social como medida para mitigar los contagios, que a la fecha son más de 29.000.

El primer ministro francés, Édouard Philippe, anunció la prolongación hasta el 15 de abril del aislamiento obligatorio por el coronavirus, que ya causó más de 29.500 contagios y 1.698 muertos en Francia, entre ellos una chica de 16 años, la víctima más joven del brote en el país europeo.

El jefe del Ejecutivo dejó en claro, en una breve rueda ante la prensa, que Francia no ha alcanzado todavía el pico de la epidemia de coronavirus.

El confinamiento de la población comenzó el pasado 17 de marzo e iba a finalizar este próximo martes.

Durante este nuevo período, se aplicarán las mismas reglas que hasta ahora, con excepciones para quien deba desplazarse por motivos laborales o sanitarios, entre otros, informó el vespertino Le Monde.

Philippe recordó que el Gobierno avanzó desde el principio que las restricciones a los movimientos durarán "el tiempo que sea necesario" y buscan frenar la propagación de la epidemia y permitir que los hospitales puedan afrontar el flujo de casos graves.

El centro de monitoreo de la Universidad Johns Hopkins, de Estados Unidos, registra hasta la fecha 29.591 contagios, 1.698 fallecidos y 4.955 recuperados en territorio francés.