La vocera de la Cancillería, Hua Chunying, dijo que las autoridades necesitan asegurarse de que las personas infectadas que están llegando al país no propaguen la enfermedad.

China advirtió hoy que la epidemia de coronavirus en el país aún no ha terminado y que todavía enfrenta grandes riesgos, al tiempo que aplazó un mes los exámenes de ingreso a la universidad para garantizar la salud de los estudiantes y darle más tiempo para prepararse.

En rueda de prensa diaria en Beijing, la vocera de la Cancillería Hua Chunying dijo que las autoridades necesitan asegurarse de que las personas infectadas que están llegando al país, en su mayoría chinos, no propaguen la enfermedad y desaten nuevos brotes.

En medio de una abrupta disminución de los contagios en el país, la funcionaria rechazó críticas de Estados Unidos sobre cómo manejó China la epidemia y dijo que ambas naciones debería trabajar juntos para combatirla, tras una reciente conversación telefónica entre sus presidentes.

“También deseamos que algunos funcionarios estadounidenses continúen con el espíritu de la llamada entre nuestros jefes de Estado y creen condiciones más favorables para cooperar en la lucha contra esta enfermedad", dijo Hua, citada por la agencia de noticias estatal Xinhua.

La conversación telefónica entre los presidentes Xi Jinping y Donald Trump tuvo lugar la semana pasada.

Hua destacó que el gobierno y compañías de China han suministrado a Estados Unidos insumos médicos para combatir el coronavirus pese a que la demanda en China para esos productos sigue siendo alta.

 

Desde la semana pasada que China no registra casos autóctonos, y los que detecta son de personas que regresan al país del extranjero, en su mayoría chinos que estaban allí cuando se desató la pandemia. Todas las personas que arriban al país son puestas en cuarentena 14 días.

China, el país donde comenzó el brote, en diciembre pasado, tuvo durante meses el mayor número de casos y de muertes, pero a medida que la pandemia avanzó hacia Occidente fue superado en contagios y muertes por Italia y España.

Estados Unidos la ha superado también en casos, y hoy se encaminaba a sobrepasarla en muertes.

Hasta el momento, los contagios en China son más 82.000 y los muertos 3.309, según el recuento de la universidad Johns Hopkins de Estados Unidos.

También hoy, el Ministerio de Educación chino anunció el aplazamiento por un mes de los exámenes de ingreso a la universidad para proteger a los estudiantes y darles más tiempo para estudiar.

El examen será los días 7 y 8 de abril, dijo el Ministerio en un comunicado.

Sin embargo, la capital, Beijing, y Hubei, la provincia más afectada, podrán demorara aún más la fecha de los exámenes si lo consideran necesario y publicarla luego de ser aprobada por el Ministerio, agregó la nota.

Más de 10 millones de estudiantes dan el examen este año.

Las escuelas han abierto en algunas regiones, aunque las autoridades han dicho que la reanudación de las clases será gradual, bajo estrictas medidas de higiene y solo en las zonas donde la amenaza del virus sea mínima.

China "ha pasado por la etapa más crítica, la más peligrosa, pero no puede permitirse bajar la guardia", dijo hoy en otra conferencia de prensa Ma Xiaowei, director de la Comisión Nacional de Salud.