El país donde se originó la pandemia sigue mostrando señales optimistas, mientras que los casos siguen acumulándose en Rusia, India y América Latina. 

Los nuevos casos de coronavirus cayeron hoy a cero en China por primera vez desde el inicio de la pandemia, pero siguieron acumulándose en Rusia, India y América Latina, convertida en nuevo epicentro de la crisis global, mientras Alemania registró un primer brote entre iglesias y restaurantes reabiertos como parte de la relajación general de cuarentenas en Europa.

La persistencia de la pandemia, que ya ha infectado a más de 5,2 millones de personas, tiene bajo contante amenaza los esfuerzos de gobiernos de todo el planeta de encontrar un equilibrio entre la reanimación de las economías, en caída libre por la paralización de actividades productivas, y la necesidad de evitar una segunda ola de contagios.

Alrededor del mundo, autoridades de países musulmanes buscaban evitar brotes al cierre del Ramadán, el mes sagrado de ayuno cuyo final por lo general se celebra con un día de comidas y reuniones de personas de todas las edades y rezos colectivos.

Turquía impuso desde hoy una cuarentena total que durará cuatro días, hasta el final del Eid al-Fitr, que marca el término del Ramadán, mientras que Irán anunció que reabrirá esta semana todos sus santuarios y centros religiosos, pero recién el lunes, un día después del Eid al-Fitr.

 


Países islámicos pero árabes de Medio Oriente, como Arabia Saudita, Egipto e Irak, anunciaron hoy una combinación de toques de queda, cierres de comercio y prohibiciones de viaje para los días festivos del Eid al-Fitr, luego de registrar durante el Ramadán incrementos en los contagios de coronavirus de hasta un 350%, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En muchos otros países, por el contrario, las autoridades están levantando las cuarentenas, pese a que el virus ya mató a más de 338.000 personas en todo el mundo desde el inicio de la pandemia en China, en diciembre pasado.

 


En Alemania, cuya gestión de la crisis ha sido bien valorada, siete personas se contagiaron de coronavirus en un restaurante de la norteña localidad de Leer, y 50 más fueron puestas en cuarentena preventiva, informó el Gobierno local.

Se trata del primer caso conocido desde que restaurantes y bares reabrieron en el país, hace dos semanas, con medidas sanitarias como tapabocas para los mozos, dos metros entre las mesas y la obligación para los clientes de dejar sus datos para poder rastrear posibles infecciones.

Además, en la ciudad de Frankfurt, al menos 40 personas se contagiaron de coronavirus durante un servicio religioso bautista, dijeron autoridades municipales. El pastor que ofició el servicio del 10 de mayo dijo que se habían cumplido todas las medidas sanitarias.

La agencia de noticias alemana DPA informó que tres de los infectados están hospitalizados.

Los servicios religiosos en la región se habían autorizado el 1 de mayo.

Aunque generan alarma, no se considera que los brotes pongan en jaque la estrategia alemana contra el virus, y la jefa de Gobierno, la canciller Angela Merkel, dijo hoy que el país "fue exitoso hasta ahora y logró su meta de evitar el desborde del sistema sanitario".

Tras avanzar de Oriente hacia Occidente, la pandemia tiene ahora su epicentro en América Latina, cuyos dos países más poblados, Brasil y México, han registrado récords de muertes y nuevos casos cada día de esta semana, lo que ha alimentado las críticas a sus presidentes.

Las infecciones también están en alarmante aumento en Perú y Chile, dos países inicialmente elogiados por imponer prontas cuarentenas, así como en Ecuador.

Con más de 330.000 casos y más de 21.000 muertes por el virus, Brasil se convirtió ayer en el segundo país con más contagios, detrás de Estados Unidos.

En México, autoridades registraron ayer más de 2.000 nuevos casos por novena jornada consecutiva y más de 400 muertes por tercer día seguido.

Perú, el segundo país con más infectados de América Latina, extendió anoche su cuarentena con toque de queda hasta el 30 de junio, mientras que Colombia tuvo ayer su peor día desde el inicio de su brote con un doble récord de 30 muertes y 801 casos.

Chile, por su parte, registró hoy 41 muertes -el tercer día seguido con más de 40 decesos, incluyendo un récord de 45, anteayer-.y más de 3.500 nuevos contagios, horas después de extender una cuarentena total en el Gran Santiago para tratar de contener el brote.

En Estados Unidos, los 50 estados terminaron de reabrir sus economías esta semana, al menos parcialmente, aunque algunos lo están haciendo más rápidamente que otros, en medio de presiones del presidente Donald Trump para que pisen el acelerador.

California habilitará las visitas a sus viñedos la semana próxima, y los casinos de Las Vegas podrían reabrir el 4 de junio. El estado de Nueva York, en tanto, autorizó reuniones de hasta diez personas desde la semana próxima.

Ayer, Trump, que ha rechazado las cuarentenas, volvió a causar polémica al ordenar la reapertura inmediata de todos los lugares de culto pese a que el país sigue siendo el más afectado por la pandemia, con más de 1,6 millones de casos y más 96.000 muertes.

Una luz de esperanza surgió hoy de China, que no registró ningún caso nuevo de coronavirus por primera vez desde el comienzo de la pandemia.

Rusia, el tercer país con más casos, registró hoy más de 9.000, mientras que la India reportó más de 6.000 por segundo día seguido.