Se trata de la primera vez que en el hospital regional se realizó un reimplante de un brazo completo a una niña.

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

El miércoles pasado se le reimplantó un brazo a una niña de tres años proveniente de localidad de Zapala, la cual había sufrido un accidente doméstico. La intervención, que duró seis horas, se concretó en los quirófanos del hospital Castro Rendón.

Sobre el operativo, Nicolás Entrena, cirujano y parte del equipo que realizó la intervención, indicó: “El doctor Nicolás Rubín del hospital de Zapala se comunicó con nosotros para ponernos al tanto de la situación y de ahí en más se coordinó el operativo de traslado”. En este sentido, el cirujano afirmó que tras la comunicación, dieron las indicaciones para hacer el traslado e inmediatamente se pusieron en contacto con la guardia de traumatología y con los cirujanos vasculares para realizar el reimplante.

“Cuando llegó la nenita con los padres les explicamos el procedimiento que íbamos a realizar de reimplante del brazo y las posibilidades de riesgo en la cirugía”, apuntó Entrena y detalló: “En el quirófano trabajamos junto a Nicolás Duarte, médico traumatólogo cirujano especialista en manos y los médicos del equipo de cirugía vascular, Diego Nicolino y Virginia Mazondo”.

Por otra parte, en la intervención participaron instrumentadores, circulantes del quirófano, cirujanos, traumatólogos y anestesistas. Además, trabajaron en la coordinación la guardia y la terapia del servicio de Pediatría, así como también enfermeros.