La imagen puede contener: una personaEl diputado del Frente Grande Raúl Podestá, reflexionó en la última sesión legislativa de su gestión, sobre la importancia que tuvo la Convención Constituyente del año 2006 sobre su acción transformadora para la provincia, que incorporó con el sistema D'Hondt diferentes miradas a la óptica política. En tal sentido abogó porque "los Ejecutivos tengan la cabeza abierta para escuchar esa mirada distinta; yo creo que hoy no pasa en la provincia de Neuquén".

Casi todos los que asumimos en la Cámara, afirmó el diputado, "venimos con buenas intenciones, a plantear nuestra mirada sobre lo que debería hacerse y muy pocas veces somos escuchados". "La mirada que tiene el gobierno sobre Neuquén no es la correcta, pero nos gustaría ser escuchados, por ser del interior, por haber sido intendente, por haberme formado y crecido en ese interior; prevalece la mirada de la zona de la Confluencia, del 60 % de la población que sobre ella se asienta".

"Me queda en el tintero, sobre esta mirada, indicó Podestá, no haber logrado que se avanzara con el proyecto de Regionalización, en un proyecto que le diera participación al interior desde sus organizaciones civiles, sus individuos y sus actores".

Dejó sentado en el "debe", la creación del Ministerio de Medioambiente, que se avanzara con las leyes de participación popular establecidas en la Constitución, tener la figura del Defensor del Pueblo de la provincia, que, señaló, " son miradas distintas que pueden enriquecer una gestión de gobierno. A mi me parece que hace falta abrir el juego, que tengamos leyes de transparencia, una ley de acceso a la información que realmente garantizara que los ciudadanos comunes conozcan cómo se administran los recursos y eso le haría muy bien al gobierno". "El control siempre es bueno". De cualquier forma, reflexionó finalmente "siempre el balance es positivo en lo personal y en lo político".